Universidad de Oriente - Núcleo de Sucre - Extensión Carupano

Sucre es el cuarto estado donde se corre más riesgo de contraer Malaria


CON UN INDICE DE 208 POR CADA MIL HABITANTES

 

El Coordinador de Vigilancia Entomológica de la Gerencia de Saneamiento Ambiental y Control de Endemias (GSACE) de la Fundación para la Salud del Estado Sucre (Fundasalud Sucre), biólogo Melfran Herrera, hizo la afirmación, alegando dos factores macro como causa del problema: presupuesto deficiente y una inadecuada gestión regional y nacional.

 


“Con un Índice Parasitario Anual (IPA) de 20,8 por cada 1.000 habitantes, Sucre se encuentra como el cuarto estado en donde se corre el mayor riesgo de contraer Malaria (Paludismo)”, así lo aseveró el biólogo Melfran Herrera, Coordinador de Vigilancia Entomológica de la Gerencia de Saneamiento Ambiental y Control de Endemias (GSACE) de la Fundación para la Salud del Estado Sucre (Fundasalud Sucre).

Basándose en datos ofrecidos por el Boletín de la Red Defendamos la Epidemiología de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, el experto añadió que los Estados que encabezan esta lista son: Bolívar con unos 150 mil casos, seguido de Amazonas y Delta Amacuro.

“El estado Sucre enfrenta desde hace algunos años una epidemia de Malaria (Paludismo), que amenaza con cifras históricas, que podrían superar los 20 mil casos diagnosticados en 2016”, lo que equivale a 364% más que en 2015, cuando se reportaron4.309 casos.

Cronología

Para entender este panorama es preciso relatar que Sucre, fue una de las áreas geográficas donde se logró erradicar la Malaria en la época gabaldoniana, sin embargo, en 1983 se generó un brote a partir del arribo de un caso proveniente del sur del país. De allí en adelante la “enfermedad se dispersó por todo su territorio, exceptuandoal municipio Montes y parte de la península de Araya, hasta el punto de diagnosticarse en 2002 más de 15 mil casos”.

Para ese entonces la GSACE implementó una estrategia de abordaje de la endemia,“que tenía como base la detección temprana de los casos, el diagnóstico oportuno, el tratamiento completo y totalmente supervisado y la implementación rigurosa de las actividades pertinentes de vigilancia epidemiológica y entomológica, así como de control vectorial. Sin dejar de lado la respectiva promoción de salud, involucrando a las comunidades en varios aspectos importantes de la vigilancia y control”.

El licenciado Herrera afirmó que ese plan dio como resultado la disminución del número de casos en un 97,8%, ya que en 2009 solo se diagnosticaron 341 personas infectadas. Pero “este enorme esfuerzo y consecuente logro, se vio afectado inmediatamente, por una serie de factores que determinaron un retroceso total del control”, ocasionando el repunte actual.

¿Epidemia en curso?

Para el licenciado Herrera, el aumento de las cifras hablan por sí solas sobre la epidemia en curso que enfrenta la región, con mayor auge en los municipios: “Andrés Eloy Blanco, Benítez y Andrés Mata, aunque se han reportado casos autóctonos en todos, excepto en Montes”.

Otro dato importante a destacar, es que los hombres son los más afectados, sobre todo entre los casos importados provenientes del sur del país, que generalmente laboranen el sector minero, lo que reafirma la etiqueta de enfermedad laboral que se le acuñó al Paludismo.

En el continente Americano, los únicos países que han retrocedido en el combate o erradicación contra esta enfermedad, en los últimos 15 años, han sido Haití y Venezuela, porque no pudieron cumplir con las Metas del Milenio establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “ya que en el 2000 representábamos apenas el 2% de los casos y ahora generamos el 46%”.

Factores macro


Las razones de esta situación son múltiples, pero pueden resumirse en dos factores macro: presupuesto deficiente y una inadecuada gestión regional y nacional. “Todos los aspectos del Programa Regional de Vigilancia y Control de Malaria se han visto afectados”.

Para Herrera, la detección activa de los casos es casi nula, los centros de diagnóstico han disminuido en más de 50% en los últimos 10 años y los que se encuentran operativos tienen problemas constantes de insumos y equipos; la calidad del diagnóstico sufre una crisis terrible en el laboratorio de referencia regional, afectando la salud de los pacientes y el desempeño de los demás departamentos relacionados con el programa.

También hay escasez constante de medicamentos antimaláricos e indebido manejo de su distribución. “Falta de información epidemiológica y de análisis del equipo de profesionales respectivo de la situación para la toma de decisiones y el control de vectores y la vigilancia entomológica se manejan con operatividad al mínimo, no pudiendo cumplir son sus objetivos, por lo que no suman acciones que redunden en el control de la epidemia”.

Denuncia igualmente que la promoción de salud, carece de una planificación estructurada, así como de una constancia necesaria, en función de generar cambios conductuales en los habitantes.

Medidas


“Para revertir este panorama, obviamente pasando primero por la asignación y entrega del presupuesto adecuado, se sugiere tomar las siguientes medidas: aumentar la presencia de personal de salud con experiencia, que realice búsqueda activa de febriles y seguimiento de casos, así como una revisión urgente de los diagnósticos del Laboratorio Regional de Enfermedades Endémicas “Dr. Luis D. Beauperthuy” (GSACE-Fundasalud) y la reactivación de los centros de diagnóstico necesarios”.

El biólogo recomienda retomar las reuniones técnico-administrativas periódicas del equipo al frente del programa y reorganizar el recurso humano disponible, dotar a las coordinaciones de Vigilancia Entomológica y de Control de Vectores de la data epidemiológica, la logística de movilización y de los equipos e insumos para la realización de los estudios entomológicos, así como de las actividades de control vectorial.

Otra sugerencia es informar a las comunidades sobre aspectos generales de la enfermedad, como: formas de infección, síntomas, dónde acudir, cómo protegerse, cómo ayudarnos a controlar los vectores; “resulta vital para apoyar nuestro trabajo involucrándolos en su protección y en la solución de sus problemas”.

En síntesis, es indispensable el revisar el funcionamiento de Salud Ambiental en la región, así como coordinar y unificar esfuerzos entre el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), la Dirección General de Salud Ambiental y la GSACE de Fundasalud Sucre.

“En paralelo es imprescindible que nos unamos a la Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria, propuesta por la OMS 2016-2030, que dispone básicamente: Reducir los casos y mortalidad en un 90%, eliminar la enfermedad en 35 países y evitar la reintroducción en países saneados”.

Estas afirmaciones las hizo el licenciado Melfran Herrera, en el marco del Ciclo de Conferencias de las Jornadas “Fronteras de la Microbiología”, celebrado recientemente en el Núcleo de Sucre, en los espacios del Instituto de Investigaciones en Biomedicina y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Oriente (IIBCA-UDO).

(PRENSA UDO/SUCRE.- (AlfremaryMarval Ortiz / C.N.P: 13.908)

(Foto: Erwig Delgado).

(Gráficas: Boletín de la Red Defendamos la Epidemiología de la Sociedad Venezolana de Salud Pública).

Cumaná:07/12/2016

 Av. Principal del Muco sector el Jobo- Carupano-Estado Sucre - Venezuela
 Teléfono: +58 (294)3318655-3328784
RIF: G-20000052-0
DEL PUEBLO VENIMOS | HACIA EL PUEBLO VAMOS